viernes, 30 de enero de 2004

Poner en Dios tu morada

Como un tranvía que se engancha a la toma eléctrica para poder moverse, la experiencia fundamental de unión con Dios es la que te debe dar fuerzas para seguir caminando en la vida.



De vez en cuando, sal a dar un paseo por algún paraje. Siéntete mirado amorosamente por Dios. Disfruta de esos momentos en los que pondrás en Dios tu confianza, tu morada. Es la única residencia segura, porque tendrás tu casa construida sobre roca. Como un tranvía que se engancha a la toma eléctrica para poder moverse, esta experiencia fundamental de unión con Dios es la que te debe dar fuerzas para seguir caminando en la vida. En todo momento, encontrarás en Él compañía, protección, energía y guía. Dios tiene pensado para ti un camino y quiere que lo recorras: es tu propia vocación. Él irá por delante para que llegues a buen fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario