viernes, 30 de enero de 2004

Vivir con lo necesario

Recuerda siempre que es más importante ser que tener. Debemos aprender vivir con poco, descubrir que en la vida son necesarias pocas cosas y que nuestra riqueza está en nuestro interior.



El Camino es una exigente escuela de discernimiento entre lo necesario y lo superfluo, porque todo pesa y no podemos cargar con todo. ¿Recuerdas tu mochila? Ella es la que nos hace descubrir que todo pesa y lo difícil que es cargar con todo. Tenemos que superar esa lógica del tener que nos esclaviza al consumo. Recuerda siempre que es más importante ser que tener. Debemos aprender vivir con poco, como en el Camino; descubrir que en la vida son necesarias pocas cosas y que nuestra riqueza está en nuestro interior. Debemos desenmascarar las manías posesivas que nos hacen ser complejos, que nos encierran en nuestro mundo egoísta, que no nos ayudan a la convivencia. Tratar de liberarnos de la angustia de tener que ser mejor que nadie y ser más nosotros mismos, porque somos esencialmente lo mismo y a todos nos pesan las mochilas. Y aprender a caminar un poco más “a cara descubierta”, más humanos, en definitiva. Tu mochila debe ayudarte a pensar también en las cargas de la vida, en esas cosas que hacen lento el camino. Son los problemas personales, los fallos o errores, que están ahí, que pesan mucho y a veces nos oprimen. Necesitamos descargarnos también de esos pesos personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada