jueves, 12 de febrero de 2004

¿A dónde voy cada día?

A donde puedas. Calma, mucha calma, las etapas en casa se planean muy bien y sobre el libro uno puede recorrer todos los trocitos de mapa que quiera. Pero luego el camino nos pone en nuestro sitio.

Unos consejos para planificar las etapas:

Intenta caminar sin prisas, no programar etapas largas. Un buen recorrido puede ser 25 Km de media, más o menos, pero sin necesidad de hacer todos los días los mismos kilómetros que pueden variar en función de la dificultad o de cómo te encuentres cada día. En las primeras etapas conviene hacer recorridos más cortos sobre 20 kms y algunos días máximo de 30, aunque te parece que puedes hacer más, y es cierto, si te pasas lo puedes pagar después. Necesitas una semana de etapas controladas para darle tiempo al cuerpo de hacerse a la idea de que esto va en serio. para ir aumentando a medida que nos vamos metiendo en el camino.

Procura no coincidir con los finales de etapa que vienen en todas las guías. Hay otros albergues intermedios que están muy bien y encontrarás menos gente.

Aunque vayamos con las etapas planificadas, es bueno dejar un hueco a la sorpresa. No debemos cerrarnos a lo que el propio camino nos pueda deparar, aunque ello suponga romper nuestra programación.

Y disfruta con todo lo que te vayas encontrando a lo largo del camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario