martes, 30 de noviembre de 2004

Reunión de hospitaleros en Santiago

Del 3 al 7 de diciembre se celebró en Santiago de Compostela la reunión de revisión de la campaña de este año de los hospitaleros voluntarios que coordina la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de España. más de 100 personas se reunieron para revisar los trabajos y celebrar una vigilia de oración en la catedral, en la noche del domingo y la ofrenda al Apóstol en la misa del peregrino del día 6.

A la ofrenda de los hospitaleros (se puede ver el texto de la ofrenda al final de esta noticia) contesto el Arzobispo de Santiago, D Julián Barrio, agradeciendo el trabajo de los hospitaleros acogiendo a los peregrinos. También hubo una excursión a la ciudad de Lugo, y una mini peregrinaciópn por los últimos kilómetros de la Vía Portuguesa que llegan a Santiago.

OFRENDA AL APÓSTOL SANTIAGO

Señor Santiago:

En alguna ocasión, hemos llegado hasta aquí como peregrinos, después de haber seguido el camino de las estrellas que nos guiaba hasta ti. Y fue aquí, precisamente en esta santa Catedral, donde nos acordamos de todas aquellas buenas gentes que nos ayudaron en nuestro caminar día a día, dándonos su acogida cariñosa cuando decidimos cada uno de nosotros, dar a otros peregrinos, lo que habíamos recibido: la Hospitalidad.

No quisiéramos dejar pasar este primer Año Santo Compostelano del tercer milenio sin tener la oportunidad de pedirte que nos ayudes a perseverar en la labor de entregarnos a los demás, con esa humanidad compartida y de generosidad a raudales, que nos ayudes a seguir aprendiendo con los otros a mirarnos dentro, a escuchar, a ser humildes y a perdonar.

Y si hablamos de perdonar, Señor Santiago, tú, que tan bien nos conoces, queremos pedirte perdón, por todas aquellas veces que juzgamos a tus peregrinos obedeciendo sólo a nuestros criterios personales, por aquellas ocasiones en las que les ponemos falsos adjetivos, y por tantas y tantas veces que hemos querido comparar su peregrinación con la nuestra, considerándonos superiores.

Pero, a pesar de ello, tú muy bien sabes, que cuantas veces abríamos los albergues lo hacíamos en tu nombre. Tú, Apóstol, conoces que intentamos recibir a Cristo en cada peregrino y que cuando llegaba el momento triste de la despedida les pedíamos te diesen un abrazo por nosotros.

Hoy no hemos mandado emisarios, hoy venimos aquí en persona para presentarte nuestra oración y nuestro agradecimiento por toda esa hospitalidad que hemos vivido.

Estamos ante ti, Señor, un numeroso grupo de los “Hospitaleros Voluntarios del Camino de Santiago”, y en nuestro nombre, y en el de la Federación de Asociaciones Jacobeas a quienes representamos, queremos darte las gracias porque, aún a pesar de la masificación que supone atender a tantos peregrinos en un año Santo como éste, hemos recibido, una vez más, más de lo que hemos dado, porque estar al servicio de la gente dando hospitalidad, nos sigue llenando el corazón de plenitud y alegría.

Sólo nos queda por pedirte, señor, a fuerza de ser unos pedigüeños, que nos ayudes a que cada uno de nosotros, consigamos trasladar a nuestra vida, lo que hemos aprendido en la hospitalidad: que es mejor dar que recibir, que nos llene efusivamente el darnos a los demás, que aprendamos a compartir con nuestros semejantes, y que esa entrega nos ayude a renovar nuestra vida cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario