sábado, 18 de marzo de 2006

Jornadas sobre la Eucaristía

Por segundo año consecutivo, un grupo de peregrinos y hospitaleros del Camino de Santiago de distintas regiones de España, se ha reunido en la casa de la ermita del Mirón, para una de las convivencias de formación y oración que habitualmente celebran en lugares de tradición peregrina y jacobea.

El encuentro se celebró los días 15, 16 y 17 de abril de 2006, y como no podía ser de otra manera en ese año, el motivo de las sesiones ha sido la Eucaristía. El gozosamente recordado Juan Pablo II inició el Año de la Eucaristía, su regalo póstumo, con un documento titulado "Quédate con nosotros", frase que resuena en el alma de los peregrinos, ya que nos evoca la cercanía del Peregrino de Emaús que se evidencia en la soledad de la peregrinación.

José Ignacio Díaz, párroco de Grañón, nos hizo caer en la cuenta que la presencia de Jesús Eucaristía, es una riqueza insospechada para el hombre, cuya fuerza liberadora relativiza todo afán de posesión y hace desaparecer los miedos e inseguridades que lastran nuestra vida.

Jesús se quedó con nosotros en la Eucaristía, para poder seguir inflamando los corazones de tantos peregrinos desorientados, ya sea en el espacio físico del Camino, ya en el peregrinar de la vida.
Rafa Muñoz Mateo, joven sacerdote diocesano de Soria hizo un recorrido por las distintas tradiciones y sensibilidades por las que ha pasado la Eucarística desde los primeros tiempos del cristianismo hasta la celebración en las formas y modos actuales.

Los distintos carismas que adornan a la Iglesia, algunos tan inherentes a la peregrinación como la hospitalidad, tienen su raíz y origen en la Eucaristía.

Pero el encuentro no se quedó solo en la brillantez de las charlas, sino que se hizo vida en la Liturgia de las Horas, adoración prolongada al Santísimo y celebraciones de la Eucaristía. Particularmente gozosa fue la del domingo, formando comunidad con las monjas clarisas de Sto. Domingo, que ofrecen su vida a la adoración permanente de la Eucaristía.

También hubo tiempo para una visita a los lugares más significativos de Soria. El colofón le puso el encuentro con D. Vicente, Obispo de Osma-Soria, que nos brindó la oportunidad de tener con él una breve, pero muy agradable conversación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario