lunes, 23 de octubre de 2006

HOSPITALEROS ACOGIDOS EN LA CASA DEL PADRE

En el accidente ferroviario de Villada (Palencia), en el tren que es muy utilizado por los que, una vez finalizada su peregrinación, regresan de Santiago a sus hogares,han fallecido, entre otros, dos peregrinos singulares, de esos que se entregan en cuerpo y alma a los demás. La generosidad de Julián y José no se ceñia unicamente al Camino en sus dos facetas de peregrinos y hospitaleros (la muerte les sorprendió de regreso de su última peregrinación) sino que colaboraban con las Hijas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta en sus trabajos con los más pobres de los pobres. Marina Saiz que era amiga de los dos nos invita a una Eucaristía en Grañón, en la ermita de Carrasquedo. Ella nos cuenta con la viveza que la caracteriza sus impresiones. Seguid leyendo



"Bueno, me imagino que lo sabréis ya, porque me he pasado la mañana al teléfono, y ha salido en bastantes periódicos, ayer se nos fueron en el accidente del tren de Palencia, Julián Campo y José Manzano, Santino, para los amigos. Hospitaleros en Castrojeriz, en Emaús, en Rabanal, en San Nicolás, en Foncebadón, en San Antón...y algún albergue más que seguro que me dejo. Yo estoy segura que la Madre Teresa, a la que adoraban, les habrá recibido con un abrazo muy fuerte y les habrá dicho ¡Buen trabajo, chicos…misión cumplida! Pero jo pe...se hace duro, muy duro perder a personas tan entrañables, tan serviciales y tan buenazas como ellos.

El entierro ha sido hoy en San Lesmes, en Burgos, no podía ser en otra iglesia más peregrina, ha sido un entierro multitudinario...la misa la ha dicho el obispo, y había mogollón de sacerdotes, bastantes hermanos de Rabanal, el Padre Blas, José Maria, a mí se me ha puesto los pelos de punta cuando al final del funeral la gente ha roto a aplaudir. Ovidio y Balba estaban destrozados.

Pues nada, yo no sé que está pasando este año con los hospitaleros, que se nos van, pero que aquí estamos e intentaremos, ahora más que nunca, ser una familia, y que el sábado 26, a la una, en Carrasquedo, pues en vez de hacer la misa sólo por José, el de Mallorca, ahora la haremos por los tres.
Tengo delante del ordenador una estampita de la Madre Teresa que Julián me había regalado, y que dice “Keep the joy of loving God in your heart and share this joy with all you meet especially your family” que viene a decir algo así como “mantén la alegría del Dios que te ama en tu corazón y comparte esta alegría con todos los que conozcas, especialmente con tu familia” pues eso, que habrá que mantener la alegría aunque a veces se haga difícil, así que para seguir con la alegría, el sábado necesito veros.

Ale, un beso y como siempre me decía Julián ¡ Paz y Bien!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario