viernes, 18 de mayo de 2012

¿Qué albergues elijo?

En el Camino de Santiago hay todo tipo de lugares donde descansar y pernoctar: desde hoteles de lujo hasta sencillas pensiones; o simplemente dormir al raso, como han hecho millones de peregrinos.

Una de las características de la peregrinación jacobea es la existencia de albergues, que pretenden continuar la hospitalidad tradicional del Camino. Son establecimientos sencillos, la mayoría acogen sin marcar una tarifa, pero eso no quiere decir que sean gratis: siempre piden un donativo, para el mantenimiento de las instalaciones y para los gastos de funcionamiento. A nadie van a cerrar la puerta si no puede pagar nada, al revés, si ven que alguien realmente está necesitado seguro que le proporcionarán comida o la atención que necesite. Pero la idea de que el Camino es gratis ha atraído a muchos caraduras que, pudiendo perfectamente, prefieren no contribuir. Y las cosas están cambiando.
Los albergues de peregrinos no suelen contar con grandes instalaciones ni muchas comodidades, pero son suficientes para lo que necesitas; suelen estar atendidos por personal voluntario que no cobra nada por su trabajo. Recuerda que te van a exigir la Credencial del Peregrino. No admiten reservas: se ocupan según va llegando la gente; y salvo caso de enfermedad no dejan a nadie pasar más de una noche. Tampoco admiten “peregrinos” en coche o con coche de apoyo, y tienen problemas con los grupo numerosos.

Hay otros albergues privados donde se cobra una pequeña cantidad a los peregrinos y que suelen tener mejores instalaciones. También hostales, casas rurales, hoteles.. que encontrarás son atendidos por gente amante del Camino que tratan al peregrino con mucho respeto. Sus instalaciones suelen ser mejores que en otros y en cuanto a precios hay de todo.

Tú irás viendo en qué tipo de albergues te encuentras más a gusto o cuáles te interesan más. El principal aliciente de los albergues tradicionales no es el precio sino la convivencia con otros peregrinos, con la “sabiduría del Camino” representada por los hospitaleros, y la experiencia de sencillez que enriquecerá tu peregrinación.

En los albergues de Acogida Cristiana en el Camino (ACC) encontrarás una referencia clara de fe, identificada pero no impuesta, no se excluye a nadie. Son albergues creados por la parroquias, monasterios, colegios religiosos, pequeñas comunidades… En ellos hallarás sencillos signos religiosos: imágenes, la bendición de la mesa, una oración comunitaria. En algunos podrás encontrarte con un sacerdote que te escuche y te posibilite recibir los sacramentos. O hallarás una comunidad monástica que te ofrece acompañarle en el Oficio Divino.

Los albergues de Acogida Cristiana en el Camino son pequeños testimonios de Iglesia, pequeños oasis para el espíritu. Mucha gente prefiere alojarse en uno de estos lugares. ¿Tú también? Puedes localizarlos en esta web:

http://www.acogidacristianaenelcamino.es/

En cualquier caso déjate guiar por tu experiencia y no pretendas salir con todo programado. Si peregrinas entre mayo y octubre es fácil que encuentres muchos albergues llenos. No te preocupes que siempre encontrarás un rinconcito donde poder dormir. Muchos ayuntamientos habilitan espacios públicos, tales como colegios o polideportivos, especialmente para los grupos.

No te conviertas en uno de esos que salen muy temprano y van todo el día corriendo sin pararse a mirar nada para coger una cama en el siguiente albergue; si lo más importante para ti es tener una cama cada día lo mejor es que no salgas de casa donde la tienes segura. Si vas al Camino vete a disfrutar y a vivir todo lo que encuentres a tu paso. ¡Bienaventurados los peregrinos que llegan por la tarde al albergue y no tienen cama, porque seguro que ellos han disfrutado más de ese día de peregrinación!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario